ADAPTARSE O DESAPARECER : LA LEY DEL VIENTRE O LA CONTINUIDAD JUDIA

febrero 20, 2010

Actualmente se está produciendo un proceso de rápida extinción demográfica de los judíos de la Diáspora, lo cual tendrá graves consecuencias negativas para Israel .

La Ley de Vientre es también utilizada por una parte importante de las comunidades judías del mundo. Esta actitud deja afuera del judaísmo a muchas personas, contribuyendo a la desaparición gradual del pueblo judío.

En el año 1920 de cada 100 judíos/as que se casaban en el mundo sólo 2% lo hacían con no judíos/as. En el 2009 el 67% se casan con no judíos/as. Se puede estimar que en 15 a 20 años de cada 100 judíos/as que se casen el 90% o más lo hará con no judíos/as. (Estas estadísticas no incluyen a Israel ).

La mayoría de los matrimonios mixtos interreligiosos y de sus hijos/as se alejan del judaísmo. La causa principal es la discriminación y el rechazo hacia ellos que en el mundo fomentan en las comunidades judías los rabinos ortodoxos, y la influencia creciente que esos rabinos ejercen sobre el gobierno de Israel .

El problema central radica en que mientras el gobierno de Israel continúe implementando oficialmente la Ley Judía del Vientre, y de esa forma legitimando y fortaleciendo en todo el mundo la prédica contra los matrimonios mixtos de los rabinos ortodoxos, la mayoría de los matrimonios mixtos continuarán alejándose del judaísmo, incluso aquellos en los cuales la mujer es judía (en estos casos se aceptan a sus hijos/as como judíos/as, pero sigue siendo lo suficientemente desagradable el rechazo por la constitución de “esa familia mixta” como para motivarla a que opte por no integrarse al pueblo judío).

Por estos motivos se está produciendo actualmente un proceso de rápida extinción demográfica de los judíos de la Diáspora, lo cual tendrá graves consecuencias negativas para Israel .

Los dirigentes y los periódicos judíos por lo general trataban de dar poca información sobre el actual proceso de extinción demográfica de los judíos de la Diáspora. Esto no es ético, porque los judíos tienen derecho a que se les informe en profundidad sobre los problemas más graves que tienen que enfrentar. El cambio tuvo lugar repentinamente, cuando este año el gobierno de Israel recibió un informe de expertos en el cual se demostraba que el actual proceso de rápida extinción demográfica de judíos en la Diáspora por la cantidad creciente de los matrimonios mixtos llegó a niveles alarmantes, que peligraba la continuidad de las comunidades judías en el mundo, y que por lo tanto se debía hacer algo inmediatamente.

Fue entonces que el gobierno de Israel decidió considerar el problema como tema de política de Estado. Pero en lugar de tomar acciones en la línea que recomiendan los intelectuales más lucidos del judaísmo, el de facilitar y motivar al acercamiento al judaísmo a los hijos de los matrimonios mixtos, el gobierno, presionado por la ortodoxia, tomó la decisión política de realizar una agresiva campaña mundial, incluso por televisión, contra los matrimonios mixtos y sus hijos/as, la cual comenzó en septiembre del 2009.

El gobierno de Israel hizo una muy grave equivocación, agravando aún más la situación. Rápidamente se vio que, como consecuencia de ella, no se disminuiría sino que se aceleraría el proceso de extinción demográfica. La ofensa que provocaba podía alejar del judaísmo a millones de personas en el mundo que actualmente integran matrimonios
mixtos o son hijos de ellos y que optaron por el judaísmo.

Por la indignación que está campaña causó en todo el mundo, y por verse que fracasaría en sus objetivos, a los pocos días el gobierno de Israel suspendió la publicidad en televisión contra los matrimonios mixtos y sus hijos/as.

La extinción demográfica sólo se podrá evitar si el gobierno de Israel toma dos medidas políticas:

1. En lugar de reconocer, en base a la Ley Judía del Vientre, como judío/a solo a hijo/a de madre judía, reconocer como judío/a a quien es hijo/a de madre o padre judío.

2. Realizar y promover, en las comunidades judías, acciones y propuestas que motiven a los hijos de los matrimonios mixtos a acercarse al judaísmo.

La Ley Judía del Vientre surgió en el siglo X en Europa para extenderse luego a todo el mundo judío. Antes se era judío por parte de madre o padre. Al comienzo de la historia de los hebreos, era por parte de padre.

En este siglo la Ley Judía del Vientre es indefendible, y genera todo tipo de discriminaciones entre los judíos, y entre judíos y no judíos. Los rabinos fundamentalistas de la corriente ortodoxa sostienen enérgicamente la Ley del Vientre porque sin ella pierden su poder político y económico.

Rabinos ortodoxos dicen que la Ley Judía del Vientre se debe mantener porque gracias a ella los judíos y las judías nacen con un “alma distinta” al alma que tienen todos los otros seres humanos, ya que sólo el vientre de una madre judía puede transmitir un “Elemento Diferenciador” que da “características especiales al alma de un judío”; ese “Elemento Diferenciador” no lo tiene una madre no judía, aunque el padre de su hijo/a sea un hombre judío. Por lo tanto, si se aceptan como judíos a sus hijos/as pasarían a integrar el pueblo judío personas que tendrían ” almas con características distintas a las almas judías”.

Esta creencia sobre el ” alma especial del judío”, es sólo de rabinos ortodoxos. Es rechazada por el reformismo y el conservadurismo y sus rabinos, y por los judíos no religiosos. Este concepto sobre el alma, al oponerse al concepto de igualdad de nacimiento entre los seres humanos, tiene efectos políticos muy peligrosos, ya que atenta contra los conceptos actuales sobre los derechos humanos, contra la esencia del sistema democrático, y fomenta absurdas fantasías psicológicas racistas de superioridad de unos individuos y pueblos sobre otros.

De las tres corrientes religiosas en el judaísmo, la reformista ya anuló la Ley del Vientre. En la conservadora, la mayoría desea hacer lo mismo pero los detiene el no querer entrar en conflicto con el gobierno de Israel . Rápidamente dejarían de aplicar la Ley Judía del Vientre si lo hiciera el gobierno de Israel . Si sucedieran estos acontecimientos es muy probable que los rabinos ortodoxos, para no quedar totalmente marginados, también acepten anular esa ley. Pero si Rabinos ortodoxos fundamentalistas quisieran dentro de un marco religioso seguir sosteniendo la Ley del Vientre y predicar sobre sus supuestas bondades para las almas judías, en un sistema democrático es justo que puedan hacerlo, pero sin utilizar el aparato legal y político del gobierno de Israel, como lo hacen en la actualidad, para “imponer” a todos los judíos regirse por sus creencias.

En este siglo, continuar imponiendo al pueblo judío la Ley del Vientre es una actitud de violencia religiosa fundamentalista. Separa a la familia judía, a hermanos de hermanas, a padres de sus hijos/as, a primos de primos, discrimina y viola los derechos de los judíos hombres sólo por su condición masculina, perjudica el desarrollo psicológico de los niños, aleja del judaísmo a los hijos/as de los matrimonios mixtos y a sus padres y crea innecesarias divisiones en el judaísmo.

Edgar Bronfman, uno de los líderes más importantes del judaísmo de los últimos 100 años y quien fue durante 27 años (1980 – 2007) Presidente del Congreso Judío Mundial, dijo que “es hora de abandonar ideas racistas y de alentar a los matrimonios mixtos a que críen a sus hijos según el judaísmo; el concepto de la pureza empieza a sonar
como el nazismo, o sea racista. Los matrimonios mixtos no desaparecerán.
Hay que verlos como un vehículo para duplicar la cantidad de judíos”.

Los judíos de todo el mundo deben apoyar esa propuesta de Edgar Bronfman. Siguiendo ese camino, el judaísmo rescatará lo mejor de su historia milenaria, se revitalizará, y solucionará el más grave peligro que enfrenta en este siglo, el de la rápida extinción demográfica que está teniendo y que en los próximos años hará desaparecer a las comunidades judías del mundo si el gobierno de Israel continúa sosteniendo la Ley del Vientre, instrumento legal – político que aleja del judaísmo a los hijos de los matrimonios mixtos.

La mejor solución sería que el gobierno de Israel tome la medida política de establecer que la actual Ley del Retorno, que concede la ciudadanía israelí a todo el que tenga madre o padre judío, también conceda la identidad judía. Esto lo debe hacer rápidamente, porque dentro de unos años ya puede ser tarde para evitar la extinción. Cada año aumenta considerablemente el número de matrimonios mixtos y de sus hijos que se alejan del judaísmo. Luego de milenios en los cuales existen las comunidades judías en numerosos países del mundo, y de haber sobrevivido a numerosas amenazas, peligra como nunca antes su continuidad. Le toca al actual gobierno de Israel la responsabilidad histórica de poder evitar la extinción demográfica judía de la Diáspora.

También tienen en este tema una responsabilidad histórica los intelectuales judíos prominentes, de Israel y de la Diáspora. Ellos deben hacer escuchar su voz para esclarecer a la opinión pública judía.

Muchos intelectuales y políticos judíos (como Golda Meir) han deseado en el pasado que gobiernos de Israel anulen la Ley del Vientre, pero las maniobras políticas de los rabinos ortodoxos lo impidieron. Nunca como hoy se presentó la situación en la que un gobierno de Israel tenga que tomar la decisión política de elegir entre la Ley del Vientre o la continuidad judía. Si no anula la Ley del Vientre, Israel y todo el pueblo judío sufrirá las consecuencias que le ocasionará la desaparición de las comunidades judías del mundo.

Fuente: http://www.matrimoniosmixtos.info

Anuncios

febrero 20, 2010

Yad Vashem exhibe planos originales de Auschwitz

El museo del Holocausto Yad Vashem de Israel dio inicio a una exposición que incluye los planos originales del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau, que según el presidente de Yad Vashem, Avner Shalev, proveerán una “ilustración gráfica del intento sistemático de los alemanes para desarrollar la Solución Final”.

“Hemos elegido mostrarlos al público para ilustrar cómo actividades supuestamente convencionales por parte de personas comunes trajo la construcción del lugar de asesinato más grande de la judería europea”, dijo Shalev.

Los 15 planos originales fueron descubiertos en 2008, como parte de una colección de 29 documentos encontrados en un departamento abandonado de Berlín.

El periódico alemán Bild los compró y publicó luego de verificar su autenticidad con expertos del Archivo federal alemán.

En agosto del año pasado, el editor en jefe de Bild, Kai Diekmann, presentó los planos al primer ministro Benjamín Netanyahu.

Los planos datan de 1941 y 1943 e incluyen planos de expansión de Auschwitz 1, los planos originales para Birkenau y dibujos de varios edificios en los campos y en áreas cercanas.

Uno de los planos de Birkenau lleva la firma del jefe de la SS Heinrich Himmler, así como la del líder del departamento de construcción de la SS, Hans Kammler. Otro tiene la firma del comandante de Auschwitz, Rudolph Hoess.

Junto con las impresiones, se exhibirá un álbum de fotografías que detallan la construcción de Auschwitz por primera vez, así como: una fotografía aérea del campo, el informe Verba-Wetzler, escrito por dos judíos que escaparon del campo en 1944; y comentarios de hombres de la SS y prisioneros judíos que describían el lugar y su propósito.

El campo de exterminio de Auschwitz fue el más grande de su tipo armado por el régimen nazi en su intento por eliminar a los judíos.

Ubicado a 60 kilómetros de Cracovia, en Polonia, incluía tres campos principales, uno de los cuales funcionaba como centro de exterminio.

Historiadores estiman que los nazis deportaron un mínimo de 1,3 millones de personas al campo entre 1940 y 1945. Cerca de 1,1 millones fue asesinado allí, un millón de los cuales fueron judíos.

Fuente: AJN

Premios Nobel judíos

febrero 15, 2010

LOS PREMIOS NOBEL

Los Premios Nobel son concedidos por la Fundación Nóbel de Suecia, a hombres y mujeres que han rendido un servicio considerado más grande hacia la humanidad. Entre 1901 y 2007, más de 750 Premios Nóbel fueron repartidos. De éstos, por lo menos 162 son judíos. Los judíos somos unos 14.000.000…, en todo el mundo, aproximadamente 0.02% de la población mundial… (dato al final del año 2001), y han ganado los siguientes Premios Nóbel:

Literatura:
1910 – Paul Heyse
1927 – Henri Bergson
1958 – Boris Pasternak
1966 – Shmuel Yosef Agnon
1966 – Nelly Sachs
1976 – Saul Bellow
1978 – Isaac Bashevis Singer
1981 – Elias Canetti
1987 – Joseph Brodsky
1991 – Nadine Gordimer World
2002 – Imre Kertesz
2005 – Harold Pinter

Paz:
1911 – Alfred Fried
1911 – Tobias Michael Carel Asser
1968 – Rene Cassin
1973 – Henry Kissinger
1978 – Menachem Begin
1986 – Elie Wiesel
1994 – Simón Pares
1994 – Yitzhak Rabin
1995 – Joseph Rotblat

Química:
1905 – Adolph Von Baeyer
1906 – Henri Moissan
1910 – Otto Wallach
1915 – Richard Willstaetter
1918 – Fritz Haber
1943 – George Charles de Hevesy
1961 – Melvin Calvin
1962 – Max Ferdinand Perutz
1972 – William Howard Stein
1977 – Ilya Prigogine
1979 – Herbert Charles Brown
1980 – Paul Berg
1980 – Walter Gilbert
1981 – Roald Hoffmann
1982 – Aaron Klug
1985 – Alberto A. Hauptman
1985 – Jerome Karle
1986 – Dudley R. Herschbach
1988 – Robert Huber
1989 – Sidney Altman
1992 – Rudolph Marcus
2000 – Alan J. Heeger
2004 – Avram Hershko
2004 – Aaron Ciechanover
2004 – Irwin Rose
2006 – Roger Kornberg

Economía:
1970 – Paul Anthony Samuelson
1971 – Simon Kuznets
1972 – Kenneth Joseph Arrow
1975 – Leonid Kantorovich
1976 – Milton Friedman
1978 – Herbert A. Simon
1980 – Lawrence Robert Klein
1985 – Franco Modigliani
1987 – Robert M. Solow
1990 – Harry Markowitz
1990 – Molinero de Merton
1992 – Gary Becker
1993 – Robert Fogel
1994 – John C. Harsanyi
1997 – Myron Scholes
2001 – George Akerlof
2001 – Joseph Stiglitz
2002 – Daniel Kahneman
2005 – Robert Aumann
2007 – Roger Myerson
2007 – Eric S. Maskin
2007 – Leonid Hurwicz

Medicina:
1908 – Elie Metchnikoff
1908 – Paul Erlich
1914 – Robert Barany
1922 – Otto Meyerhof
1930 – Karl Landsteiner
1931 – Otto Warburg
1936 – Otto Loewi
1944 – Joseph Erlanger
1944 – Herbert Spencer Gasser
1945 – Ernst Boris Chain
1946 – Hermann Joseph Muller
1950 – Tadeus Reichstein
1952 – Selman Abraham Waksman
1953 – Hans Krebs
1953 – Fritz Albert Lipmann
1958 – Joshua Lederberg
1959 – Arthur Kornberg
1964 – Konrad Bloch
1965 – Francois Jacob
1965 – Andre Lwoff
1967 – George Wald
1968 – Marshall W. Nirenberg
1969 – Salvador Luria
1970 – Julius Axelrod
1970 – Sir Bernard Katz
1972 – Gerald Maurice Edelman
1975 – David Baltimore
1975 – Howard Martin Temin
1976 – Baruch S. Blumberg
1977 – Rosalyn Sussman Yalow
1978 – Daniel Nathans
1980 – Baruj Benacerraf
1984 – Cesar Milstein
1985 – Michael Stuart Brown
1985 – Joseph L. Goldstein
1986 – Stanley Cohen
1986 – Rita Levi-Montalcini
1988 – Gertrude Elion
1989 – Harold Varmus
1991 – Erwin Neher
1991 – Bert Sakmann
1993 – Richard J. Roberts
1993 – Phillip Sharp
1994 – Alfred Gilman
1994 – Martin Rodbell
1995 – Edward B. Lewis
1997 – Stanley Prusiner
1998 – Robert Furchgott
2000 – Paul Greengard
2000 – Eric Kandel
2002 – H Robert Horvitz
2002 – Sydney Brenner

Física:

1907 – Alberto Abraham Michelson
1908 – Gabriel Lippmann
1921 – Alberto Einstein
1922 – Niels Bohr
1925 – James Franck
1925 – Gustav Hertz
1943 – Otto Stern-James Franck
1944 – Isidor Issac Rabi
1952 – Felix Bloch
1954 – Max Born
1958 – Igor Tamm
1959 – Emilio Segre
1960 – Donald A. Glaser
1961 – Robert Hofstadter
1962 – Lev Davidovich Landau
1965 – Richard Phillips Feynman
1965 – Julian Schwinger
1969 – Murray Gell-Mann
1971 – Dennis Gabor
1973 – Brian David Josephson
1975 – Benjam①Mottleson
1976 – Burton Richter
1978 – Arno Allan Penzias
1978 – Peter L Kapitza
1979 – Stephen Weinberg
1979 – Sheldon Glashow
1988 – Leon Lederman
1988 – Melvin Schwartz
1988 – Jack Steinberger
1990 – Jerome Friedman
1995 – Martin Perl
1995 – Frederick Reines
1996 – David M. Lee
1997 – Claude Cohen-Tannoudji
2000 – Zhores I. Alferov
2003 – Vitaly L. Ginzburg
2003 – Alexei A. Abrikosov
2004 – H. David Politzer
2004 – David J. Gross
2005 – Roy J. Glauber

Impresionante, ¿No es así?

febrero 15, 2010

Orejas de Hamán con Masa de Galletas de Chocolate

½ taza de margarina
¾ taza de azúcar
1 huevo
1 cucharadita de vainilla
1 ½ taza de harina
½ taza de cacao en polvo
½ cucharadita de polvos de hornear
½ cucharadita de bicarbonato
¼ cucharadita de sal

Rellenos sugeridos:

Mantequilla de maní
Malvaviscos
Chispas de chocolate
Chocolate para untar

Usando una batidora combina la margarina, el azúcar, el huevo y la vainilla hasta que estén esponjosos. En un recipiente aparte, combina todos los ingredientes secos. Agrégalos al batido y mezcla un poco para juntar todo. Deja reposar durante 1 hora. Divide la masa en cuartos. Estírala hasta que tenga ½ centímetro de espesor sobre una superficie ligeramente enharinada. Corta redondeles de 8 centímetros. Junta las sobras. Pon relleno en el centro de cada redondel de masa. Dobla tres lados hacia arriba para formar un triangulo, dejando algo de relleno expuesto al centro.

Pon las galletas con 5 centímetros de separación en una bandeja engrasada. Precalienta el horno a 350 grados. Hornea por 15 – 17 minutos o hasta que estén crujientes. Transfiérelas a una rejilla para enfriar.

febrero 15, 2010

PURIM

Hace más de 2000 años, el Sagrado Templo de Jerusalem fue destruido por el rey babilonio Nebujadnezar. El pueblo judío fue enviado fuera de la tierra de Israel y fueron forzados a vivir en Babilonia.

Cincuenta años después, Persia venció a Babilonia. Ajashverosh fue el segundo rey Persa. Él gobernó 127 provincias desde Hodu (India) hasta Kush (África), el reino más grande y más fuerte del mundo.

Un nuevo rey necesita una nueva capital, por esta razón, Ajashverosh eligió la ciudad de Shushan como su nueva capital. Para celebrar hizo una tremenda fiesta para todas las personas importantes del reino. La celebración duró 180 días. Luego, hizo una segunda fiesta sólo para Shushan. Todos los habitantes de la ciudad estaban invitados, incluso los judíos.

Mordejai, el líder de los judíos, le advirtió a su gente que no asistieran a la fiesta, pero ellos tuvieron miedo de desobedecer al rey. Y para ser honestos, ellos se sentían honrados y felices de haber sido invitados. Por siete días ellos comieron y bebieron hasta alegrar su corazón. Sólo uno cosa les molestaba. Ajashverosh trajo las vasijas de oro y plata del Sagrado Templo de Jerusalem y las usó para su loca celebración…

El borracho rey empezó a jactarse de que su reina Vashti era la mujer más hermosa del reino. En el último día de la fiesta, le ordenó a ella que se presentara y bailara frente a la multitud. Pero Vashti era la orgullosa nieta del cruel Nebujadnezar y se negó a aparecer en público. “¿Soy acaso una sirvienta del rey?”, preguntó. En un arranque de furia, el rey la mandó a matar.

Ahora Ajashverosh necesitaba una nueva reina y quería a alguien incluso más hermosa que Vashti. Sus hombres fueron de casa en casa por todo Persia, tomando a las jóvenes mujeres y llevándolas a Shushan donde eran retenidas como rehenes hasta ser presentadas delante del rey.

En Shushan, una huérfana judía de nombre Hadasa vivía con su tío Mordejai. Cuando los hombres del rey llegaron a la casa de Mordejai, él le dijo a Hadasa, “No temas, ve con ellos. No les digas que eres judía. Diles tu nombre Persa – Ester. ¡Dios te cuidará!”.

Ester era buena, gentil y muy hermosa. Tan pronto como el rey la vio, la eligió como su nueva reina. Ester designó a siete sirvientas, una para cada día de la semana, de esta manera ella podría saber qué día era Shabat. Sus comidas eran casher. Y todo el tiempo mantuvo su secreto. Nadie sabía que era judía. Todos los días, Mordejai se sentaba fuera de la puerta del palacio para esperar noticias de Ester.

Un día, sentado en la puerta del palacio, Mordejai escuchó por casualidad a dos hombres planeando asesinar al rey. Le contó a Ester y los dos hombres fueron atrapados y asesinados. A pesar de que en el Libro Real fue registrado que “Mordejai el judío” había salvado al rey, el asunto fue olvidado rápidamente.

Poco después, Ajashverosh designó a Hamán – el hombre más rico del reino – como su nuevo primer ministro. A todos los súbditos del reino les fue ordenado honrar a Hamán e inclinarse ante él. Todos lo hicieron, excepto Mordejai. La verdad es que estaba permitido honrar a Hamán e inclinarse ante él como primer ministro, pero él llevaba colgada en su pecho, una medalla que tenía grabada una foto de un ídolo. Mordejai dijo que la gente iba a pensar que él se estaba inclinando también ante el ídolo y un judío tiene prohibido servir y adorar ídolos.

Hamán estaba furioso. Fue directamente donde el rey a quejarse. “Hay una nación”, dijo, “repartida a lo largo del reino, que es diferente de todas las otras naciones. No comen nuestra comida, no toman nuestro vino y ¡no se casan con nuestras hijas! No cumplen con las leyes del rey y no trabajan. Cada siete días descansan y siempre están celebrando fiestas. Si me das permiso, los puedo destruir por ti. Incluso puedo pagar con mi propio dinero cualquier gasto que se presente”.

Ajashverosh le dio a Hamán su anillo real para sellar órdenes y decretos. Ansioso de llevar a cabo un trabajo perfecto, Hamán quería ejecutar su plan en el día correcto, un día de suerte bendito por sus dioses y estrellas. Hizo una lotería – purim en hebreo – para elegir el día. Luego, mandó cartas, selladas con el anillo real del rey, a cada una de las 127 provincias del reino.

“En el día 13 del mes de Adar”, decía el decreto “deberán destruir, matar y asesinar a todos los judíos, jóvenes y viejos, mujeres y niños, a todos en un solo día. Su dinero y sus propiedades serán de ustedes desde ese día”.

Cuando Morsejai escuchó lo del decreto, rompió sus ropas y puso cenizas sobre su cabeza en señal de duelo. Le dijo a Ester que ella debía ir donde el rey para tratar de salvar a los judíos. Ester tenía miedo, ya que estaba prohibido presentarse frente al rey sin previo aviso. Pero Mordejai le dijo, “¿Quizás fuiste puesta en el palacio para este propósito? ¡Si callas ahora la ayuda llegará a los judíos desde otro lugar, pero tú perecerás!”.

Ester pidió que los judíos de Shushan ayunaran y rezaran por ella tres días. Mordejai reunió a todos los niños judíos de Shushan y les pidió que también rezaran. (Al final fueron los rezos de los niños los que fueron escuchados).

Los judíos finalmente se dieron cuenta de que no deberían haber ido a la fiesta del rey; no deberían haber comido en el banquete real ni bebido el vino, ni tampoco haber usado las vasijas del Sagrado Templo. Entendieron que este era su castigo por temer al rey más de lo que temían a Dios.

Cuando los tres días de rezos y ayuno terminaron, Ester fue donde el rey. “¿Qué necesitas mi reina?”, preguntó él. “¡La mitad del reino es tuyo si lo pides!”.

Pero Ester pidió solamente que el rey y Hamán asistieran a un banquete privado que ella estaba organizando. En el banquete, Ajashverosh volvió a preguntar, ¿Qué deseas? ¡Lo que quieras es tuyo!”. Pero Ester sólo invitó al rey y a Hamán a una segunda fiesta. “¡Que extraño!”, pensó el rey. Pero Hamán estaba encantado. Cuando Hamán salió del palacio, pasó frente a Mordejai en la puerta. Su placer se transformó en odio. “¿Soy lo suficientemente importante como para ser invitado por la reina a un banquete privado junto al rey y ese judío se rehúsa a inclinarse ante mí?”. ¡Él quería matar a Mordejai en ese lugar y en ese preciso momento sin esperar el 13 de Adar!

“¡Hazlo!” le aconsejó su malvada esposa Zeresh. Entonces Hamán construyó una horca de 50 codos de alto en su propio patio. Iba a colgar a Mordejai en la primera oportunidad que tuviera.

Esa noche, el rey no podía quedarse dormido. Se dio vueltas en la cama hasta que finalmente llamó a su sirviente para que le trajera el Libro Real y le leyera las crónicas del reino. El pesado libro se abrió en la historia de cómo Mordejai el judío había advertido acerca de la conspiración en contra del rey y así había salvado su vida.

“¿Qué recompensa recibió el judío?”, preguntó el rey.

“Ninguna, señor”, fue la respuesta.

“¿Salvó mi vida y no recibió recompensa?”, vociferó el rey.

Justo en ese momento, alguien tocó la puerta. Era Hamán que venía a pedir permiso para colgar a Mordejai el judío. ¡Estaba tan apurado que ni siquiera podía esperar hasta mañana!

“¡Hamán!”, exclamó el rey. “Dime, ¿qué se debe hacer a un hombre que el rey desea honrar?”

“Se debe estar refiriendo a mí”, pensó Hamán contento. “Yo sé exactamente lo que se debe hacer”, dijo. “Hay que vestirlo con ropajes del rey. Poner la corona del rey sobre su cabeza. Dejarlo montar el caballo real. Y hacer que un sirviente camine delante del caballo gritando: ¡Así se hará al hombre a quien el rey desee honrar!”.

“¡Maravillosa idea!” gritó Ajashverosh. “Lo dejaré en tus manos. ¡Busca a Mordejai el judío y haz tal como has descrito, hasta el más mínimo detalle!”.

Hamán hizo lo que él mismo había ordenado y Mordejai fue llevado con honores reales a través de las calles de Shushan.

Hamán volvió a su casa, amargado y destrozado. Pero no tenía tiempo que perder. Tenía que estar en el palacio real a tiempo para el segundo banquete de la reina. Una vez más, el rey preguntó, “¿Qué deseas Ester? ¿Por qué nos has invitado? ¡Tal como digas será hecho!”.

Esta vez, Ester habló. “Salva mi vida”, dijo “y la vida de mi pueblo. ¡Hemos sido sentenciados a muerte!”.

“¿Muerte? ¿Tu pueblo? ¿Quién hizo esto?”, preguntó sorprendido el rey.

“¡Un hombre perverso y malvado! – ¡Tu ministro Hamán!”

El rey estaba tan sorprendido que salió de la habitación para mantener la compostura.

Temblando y con miedo, Hamán se tiró sobre la reina para rogar por misericordia. Justo en ese preciso momento, volvió Ajashverosh.

“¿Qué?” exclamó. “¿Cómo te atreves a atacar a la reina en mi palacio? ¡Llévenselo y cuélguenlo!”, gritó.

Al final, Hamán fue colgado en la horca que él mismo había construido para Mordejai. ¡Y Mordejai se convirtió en el nuevo primer ministro del rey, en el lugar de Hamán!

De acuerdo a la ley Persa, era imposible cambiar un decreto que ya había sido sellado con el anillo real, por lo que el rey no podía anular el decreto en contra de los judíos. Pero Mordejai recibió el anillo real para emitir cualquier decreto que creyera útil para los judíos.

Ahora era el turno de Mordejai de mandar una carta real. Decía: En el día 13 de Adar, todos los judíos del reino se organizarán para defenderse. ¡Los Persas estaban más que contentos de escuchar a Hamán y de matar a los judíos, pero si lo judíos iban a armarse y defenderse con protección real, era una historia diferente!

El 13 de Adar, los judíos del reino se juntaron y se defendieron. Miles de sus enemigos murieron incluyendo a los 10 malvados hijos de Hamán, que fueron colgados de un árbol. A diferencia de los persas que pensaban tomar dinero y bienes, los judíos no tomaron ningún botín. El 14 de Adar, dieron gracias a Dios y celebraron.

Pero en la ciudad capital amurallada de Shushan, los judíos siguieron festejando un día adicional. El 15 de Adar los judíos de Shushan celebraron su victoria. Por eso, nosotros celebramos:

El Ayuno de Ester el día 13 de Adar.

Purim el día 14 de Adar.

…y en la ciudad amurallada de Jerusalem, la celebración principal es:

Shushan Purim el día 15 de Adar.

Ester pidió a los rabinos que escribieran la historia de Purim y que la incluyeran en la biblia. Rollos – Meguilot – fueron escritos y enviados a los judíos de todo el reino. Los rabinos ordenaron a la gente cuidar la fiesta de Purim por siempre como un día de agradecimiento, celebración y alegría; de mandar regalos a los amigos y dar dinero a los pobres. ¡Y eso es justamente lo que los judíos han estado haciendo durante los últimos 2400 años!

Las Cuatro Mitzvot Principales de Purim

1. Meguilat Ester – leemos la historia de Purim en la tarde y al día siguiente. Y cuando se menciona a Hamán, hacemos la mayor cantidad de ruido posible, para borrar su nombre y su memoria.

2. Mandamos regalos de comida – al menos a un amigo o pariente, porque Purim es tiempo de amor y de amistad entre los judíos.

3. Damos regalos de dinero a los pobres – porque Purim es tiempo de compartir, preocuparse y ayudar.

4. Comer una comida festiva de Purim – la comida especial que se come en la tarde de Purim.

Y no te olvides, ¡Purim es la fiesta de los disfraces! Celebramos que todo puede convertirse en algo diferente y que nada es exactamente lo que parece. Entonces, empieza a pensar, ¡¿quién quieres ser en Purim?!

¡Un feliz Purim para todos! Que Purim y todos los otros días del año, estén llenos de luz y alegría – honor y goce, tal como fue para el pueblo judío hace tantos años en el tiempo de Ester y Mordejai.

AISH

Hello world!

febrero 14, 2010

Trumá(Éxodo 25:1-27:19)
Santo por Dentro y por Fuera
La Parashá de esta semana es el sueño de todo arquitecto judío. Describe la construcción del Mishkán, el templo transportable que viajó con los judíos durante 40 años en el desierto (y por 500 años después de eso), hasta encontrar su hogar permanente en Jerusalem.

En el centro del Mishkán estaba el arca sagrada que contenía las tablas con los diez mandamientos. El arca era una caja cuadrada de madera. La Torá explica (Éxodo 25:11): “Debes cubrir la madera con oro puro por dentro y por fuera”.

La necesidad de cubrir el exterior del arca con oro puro es comprensible: la pieza central del Mishkán tiene que ser ciertamente admirable y magistral. ¿Pero que necesidad hay de cubrir el interior con oro?

El Talmud (Yomá 72b) explica: La apariencia externa de una persona debe ser un delicado reflejo de su interior. En otras palabras, no seas un hipócrita.

Todos reconocemos rápidamente a alguien falso, puede mostrar una sonrisa, pero está listo para darte una puñalada por la espalda. Tristemente, la habilidad de discernir entre lo genuino y lo falso es parte de la vida. (Los niños resultan ser particularmente buenos para esto). Tal vez a eso se refería el Rey Salomón cuando dijo “Mejor la rabia de un amigo, que el beso de un enemigo”. Por lo menos sabes qué cosa estás recibiendo.

Una de las maravillas del judaísmo es como el idioma hebreo revela las verdades de la vida. La palabra hebrea para cara – “panim” – es casi idéntica a la palabra hebrea para interior – “pinim” – esto nos enseña que nuestro rostro debe reflejar nuestro interior. (En contraste con el inglés, la palabra “face” – cara – tiene sus orígenes en “facade” que significa fachada, una apariencia engañosa).

Esta aversión a la hipocresía también se refleja en las leyes de cashrut. La única ley judía que todo el mundo conoce es que un judío no debe comer cerdo. Interesantemente, la Torá no dice en ninguna parte que comer cerdo es más grave que comer, por ejemplo, mariscos o un chocolate cubierto con hormigas. ¿Por qué entonces singularizamos esta prohibición en contra del cerdo?

La Torá nos dice (y los especialistas concuerdan) que el cerdo es el único animal del mundo que posee la condición externa para ser un animal casher (pezuña partida) pero no la condición interna (ser rumiante). El cerdo por lo tanto, representa todo lo que es casher por fuera, pero es sucio por dentro. El Talmud describe este tipo de hipocresía como una de las categorías de comportamiento que Dios detesta. Por esta razón, el cerdo es visto universalmente como algo prohibido para los judíos.

De vuelta a nuestra Parashá… ahora ha surgido una interesante pregunta: Si el arca está cubierta por dentro y por fuera, ¡¿Por qué debe ser hecha de madera?! ¿Por qué no hacer el arca de una sola pieza de oro sólido?

La respuesta es que adquirir pureza y sinceridad no es algo que ocurre necesariamente de la noche a la mañana. Como cualquier meta importante, se alcanza con constancia. La madera – orgánica y dinámica – representa esta idea.

El judaísmo no es todo o nada. La observancia de la Torá puede comenzar con el encendido de las velas de Shabat. O quizás estudiando la Parashá durante la semana. O quizás recitando el Shemá Israel antes de ir a dormir.

Imagina tropezar con una mina de oro. ¿Rechazarías el oro de esa mina específica solamente porque no puedes obtener el oro de todas las minas del mundo? Acá también, cada Mitzvá es una mina de oro. Por supuesto que debemos luchar para cumplirlas todas. Pero incluso si cumplimos sólo una, nuestras vidas se enriquecen para siempre.

Lo importante no es en que peldaño de la escalera estamos, sino en que dirección estamos yendo y cuantos peldaños hemos escalado. Crecer en Torá es lo mismo. Cualquier esfuerzo que hagas para acercarte al Todopoderoso, cualquier idea que aprendas – el impacto es acumulativo. Tal vez por eso la Torá compara a la persona con un árbol (Deuteronomio 20:19). Creciendo constante y firme, cada gota de agua cuenta.

El Talmud (Brajot 28a) dice que en la Yeshivá de Raban Gamliel, el prerrequisito de admisión era que el carácter interno de la persona tenía que coincidir con su apariencia. Raban Gamliel no aceptaba a cualquiera en su Yeshivá; él aceptaba sólo a los que eran honestos y sinceros.

El Talmud continúa: después de que Raban Gamliel dejo su posición como director de la Yeshivá, ellos instituyeron una política nueva donde cada estudiante – adecuado o no – podía ser admitido. Cientos de estudiantes se agruparon para inscribirse. En ese momento Raban Gamliel se deprimió y dijo: “¡Tal vez, ni Dios lo quiera, yo no he compartido la Torá con el pueblo judío!”

El Jidushei Harim (Europa, siglo 19) pregunta: ¿Qué estaba diciendo Raban Gamliel? ¡Por supuesto él sabía que su estricta política de admisión había hecho que algunas personas no pudieran estudiar en su Yeshivá! ¿Entonces por qué estaba tan sorprendido y deprimido?

La respuesta es que Raban Gamliel vio que después de un tiempo en la Yeshivá, ellos también se convirtieron en personas sinceras y honestas por el mérito de haber estudiado Torá. La Torá tiene el poder de transformar a una persona mediocre en una gran persona.

Algunos años atrás, yo estaba hablando a solas con un gran sabio de la Torá y le dije: “Rab, estoy tan agradecido por la oportunidad que he tenido de estudiar Torá. Sin ella, no se donde estaría”.

El Rab me miró y me dijo, “Yo tampoco sé donde estaría”.

Al comienzo de esta Parashá, Dios le ordena al pueblo judío “y que ellos construyan un Mishkán, para que yo pueda habitar entre ellos” (Éxodo 25:8). El Talmud señala que el verso debería leerse de la siguiente manera, “y que ellos construyan un Mishkán, para que yo pueda habitar en él”. Entonces, ¿por qué dice “habitar entre ellos”?

La Torá nos esta explicando que el objetivo de construir un Mishkán no es solamente crear una casa para Dios, sino que santificar un lugar especial para Él entre las personas. Cada judío individualmente debe luchar por convertirse en un microcosmos del Mishkán: un refugio vivo de santidad.

Que seamos capaces de encontrar la fuerza y la inspiración necesaria para construir nuestro propio Mishkán. Y que esté hecho de madera fina, cubierto con oro puro, por dentro y por fuera.

Shabat Shalom,
Rab Shraga Simmons